Cuadernos ABN de Sara Herrera

Volvemos con nuevas operaciones realizadas por el alumnado de 4º de Educación Primaria del CEIP Príncipe Felipe de Chipiona en el curso escolar 2013/2014.

En esta ocasión una doble suma, una resta y una división por una cifra. El problema, que se inventa el alumno y que tiene relación con el proyecto del mercado que estábamos trabajando, siempre está relacionado con una de las operaciones anteriores.

Analicemos cómo ha realizado el alumno la doble suma (o suma con tres sumandos). Para ello, como siempre, nos inventamos un problema.

En el mercado de Chipiona han vendido en marzo 28.428 kg de tomates, 12.339 kg en abril y 53.740 kg en mayo. ¿Cuántos kg han vendido en total entre los tres meses?

En primer lugar ha decidido que va a pasar los 28.428 kg de marzo y los 53.740 kg de mayo a los 12.339 kg  que se vendieron en abril. ¿Podría haberlo hecho de otra forma? Pues sí. ¿Lo harían igual el resto de sus compañeros? Pues probablemente no. Cada niño decide cómo lo hace en función a sus capacidades y habilidades numéricas.

Pero ¡cuidado! no va a pasar los 28.428 kg y los 53.740 kg de una vez. Ha decidido que de los 28.428 kg pasará 28.300 kg y de los 53.740 kg pasará 53.700 kg. ¿Por qué lo ha hecho así? Porque para él, las decenas de millar son fáciles de sumar (28.000 + 53.000 = 81.000) y luego ha buscado los complementarios de mil (300 + 700 = 1.000). De esta forma pasa 82.000 kg y ya tiene un total de 94.339 kg. (82.000 + 12.339).

A continuación lo ha visto claro, pasa los 168 kg que le quedan. La suma la habrá hecho mentalmente (339 + 169 = 507). Las decenas de millar permanecen igual.

Por lo tanto, el resultado es: “Han vendido 94.507 kg de tomates”.

Sencillamente sorprendente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *