Pista Reto 8

En la Batalla de Lepanto perdí mi mano izquierda.

¡Menos mal que era diestro y escribía con la mano derecha!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *